Piolindo

Piolindo

Reparto a domicilio: No
Acepta tarjetas de crédito:
Acceso para minusválidos:
Alcohol: Todo tipo
Terraza: No
Wi-Fi: Gratis
Catering:

Price range.

Price range

4 reviews

  1. Si trabajas o vives por la zona, el Piolindo te sacará de más de un apuro: encontrarás comida para llevar. No esperes hacer el menú más sano de la semana, pero un día es un día, y unas croquetas, unos nuggets o un poco de pollo a l'ast pueden dejarte satisfecho si te has olvidado el tupper o has llegado a casa y tienes la nevera más vacía que el Congreso de los Diputados cuando juega el Madrid o el Barça. El local es sencillo, incluso demasiado diría yo, pero no hace falta más para el producto que ofrecen que, además, es más bien económico. Lo más curioso del local son algunos de los clientes con los que se coincide a veces. Es un barrio en el que no faltan personajes de esos que bien podrían protagonizar una película de Berlanga.

  2. El Piolindo es una de las pollerías de toda la vida de Barcelona, situada en una callecita estrecha delante del Mercat de Santa Caterina. Mi abuela venía a comprar los pollos al ast, las croquetas y las tortillas, y yo continúo haciendo lo mismo algún domingo que siento pereza cocinera.

    Este local fue rehabilitado hace unos años, una de esas reformas poco agraciadas que dejan atrás la antigua decoración y castigan con un espacio impersonal, como si se tratara de un restaurante fast food de cualquier parte del mundo. Así, aunque el local tiene unas mesitas para comer, mi recomendación personal: ¡apostad por el "take away"!

  3. El Piolindo es un mito del gótico.
    Desde bien pequeño por negocio familiar acostumbrabamos a ir mucho a degustar sus sabrosos pollos, los mejores de Barcelona. El local tenía encanto, barra alargada, gente del barrio, precio económico y cava, mucho cava.
    Hace unos años cambiaron el local y ya os puedo asegurar que no es lo mismo. El pollo sigue estando bueno pero ya no tiene ese toque que lo podías distinguir de los demás locales de pollos a l'ast.
    Son los mismos cocineros y la misma gente, pero supongo que la suciedad que reinaba en el local antes de la reforma, ya no le da ese toque mágico que tenían los pollos.
    Aún así para salir del paso un día, no está mal. Y ahora hay menú por unos 9 euros. Mi padre siempre me decía que los canelones eran mejores que los de la yaya, y que después de la reforma, ya no están como antes. Aun así, un dia probarlo. No es lo mismo que hace unos años, pero aun así es de los mejores pollos a l'ast de Barcelona.
    Eso si, la simpatía no es lo suyo, aviso para navegantes.

  4. Comimos de menú. Precio 10€. 2 platos,postre y bebida. Y de regalo unos chupitos de orujo hierbas y crema orujo, o algo así porque me subió un poco al melón el alcohol. Raciones normales pero muy sabrosas, mi pescado era medianito pero m'encantó. El dueñocamarero parecía un poco seco pero al final era de "humor inglés" vaya que nos gustó y si volvemos por Barcelona seguro que comemos allí. Todo casero.

Rate and write a review

Lunes, 10:00, 17:00
Martes, 10:00, 17:00
Miércoles, 10:00, 17:00
Jueves, 10:00, 17:00
Viernes, 10:00, 17:00
Sábado, 10:00, 17:00
Domingo, 10:00, 17:00